"El motiu d´aquest blog és el desig de compartir
amb tots vosaltres aquesta màgica aventura ..."


jueves, 16 de junio de 2011

Añoranza

Hoy siento añoraza, una tremenda añoranza, de todo lo vivido, de todo lo sentido, de los momentos compartidos con todas las personas lindas que nos hemos encontrado en el camino.

Acabo de volver del Aeropuerto de despedir a Luz, ella emprende ahora su viaje, a dejado todo y no sabe cuanto tiempo estará fuera ... todo esto me ha hecho revivir, como un dejavú, todo lo que sentí en los momentos previos a mi viaje, tanta emoción, tanto nerviosismo, tanto vértigo ... cuando sabes que te vas y además no sabes ni cuanto tiempo ni donde exactamente te embarga una sensación de libertad tremenda, es increible lo que se siente en esos momentos... me he visto reflejada en ella.

Precisamente esta mañana hemos entrado en el blog de unos amigos que conocimos en nuestra ruta, Raúl y Yoli, ellos todavia estan viviendo su sueño y con ellos, hemos revivido nuestro paso por paises que nos han llegado al alma como Argentina, Chile, Bolivia, Perú ... me he emocionado, he sentido anhelo de aquellos paisajes, de sus gentes, de volver a estar allí.

Y también hoy hemos hablado de Fernando Quemada, un madrileño que en breve empieza su aventura, piensa hacer la vuelta en mundo en moto durante tres años ... tanta gente ... tantos destinos, me emociona ver la cantidad de personas que se lanzan y se atreven a escucharse y seguir lo que les dice su intuición, sin saber a donde les llevará, en parte, ahí esta la magia, no?

Mi deseo ahora es poder volver a viajar por un tiempo, lo antes posible, pero primero tendremos que ahorrar un poquito... a ellos les ha llegado su momento, yo ya tuve el mío pero sé que lo volveré a tener.

Luz, disfruta de tu viaje, de ti misma y de la gente que te vayas encontrando en tu camino, nosotros estamos aqui siempre, ya sabes que en el corazón las distancias no existen ... Buen Viaje GermanaGran!!!!!!!!!!

martes, 29 de marzo de 2011

Sentimientos encontrados: El regreso

Pues nuestra aventura tocó a su fin y regresamos a casa, a un país que habiamos dejado hacia 1 año y del cual habiamos estado desconectados completamente viviendo y sintiendo realidades y maneras de vivir tan, tan diferentes.
Creo que en este viaje hemos vivido diferentes épocas en diferentes países.

Lo he titulado sentimientos encontrados porque es eso lo que sentí.
De viaje imaginaba el reencuentro con mi antigua vida con emoción ... Por un lado, estas muy feliz de volver a ver a tus amigos y tu familia pero por otro lado te das cuenta que ya no tienes nada que ver con ese lugar, no te sientes de allí, no te sientes de ningún lado.

No me imaginaba para nada que iba a reaccionar así, me sentí durante unos dias super desubicada sin saber cuál era mi lugar, lo que si era cierto es que ya no pertenecia allí, ya no me veía viviendo en la ciudad, con su tráfico, su stress, su asfalto.

En ese momento me di cuenta de como había cambiado interiormente, mis valores, mi percepción de la vida,  por fin, me di cuenta que otro tipo de vida es posible. Y esa fuerza me la ha dado el viaje y todo lo que hemos vivido. Ahora prefiero tener menos economicamente pero tener más tiempo libre para disfrutar de lo que realmente me llena, prefiero vivir más acorde con la naturaleza, cultivarme, descubrirme y respetar los tempos.

El ser humano forma parte de la naturaleza, no es algo aparte y con nuestro ritmo de vida, nos olvidamos de eso, además de que nos creemos dueños de la Tierra ... que ignorantes somos!

Un dia andando por Barcelona, por mi antiguo barrio tuve un flash y me vi como hacia dos años, volvia de trabajar y me paraba a comprar en todas las tiendas que normalmente hacia, ya era de noche y lo único que había echo era estar encerrada en una oficina sin ver el cielo ni el sol, pude sentir el stress que sentía entonces y fué una sensación muy fuerte porque yo no me sentía ya identificada con esa persona que estaba viendo en mi flash... Era como si fuera la vida de otra persona y es que la vida me ha cambiado completamente con el viaje... Yo intuía que iba a ser importante pero no sabía hasta que punto.

Así que desde aquí animo a que todas aquellas personas que sientan la inquitud de hacer algo diferente, que lo hagan, aunque a veces parezca una locura, que lo prueben ... le llaman locura por escojer un camino menos transitado ... locura por escuchar tu interior ... pues yo digo, QUE VIVAN LAS LOCURAS!!!

Una cosa siempre he tenido claro, no quiero hacerme mayor y pensar : Y si hubiera probado eso que la vida me brindó ... y si esto ... y si lo otro ... al menos si lo intentas ya sabes la respuesta.

Lo que siempre nos paraliza es el miedo, el miedo hace muy bien su papel porque frena nuestra evolución estancandonos y no dejandonos ver más allá ... haciendo que sigamos como se supone que tenemos que vivir ...

Nunca sabes que te pasará mañana o dentro de cinco minutos, tendemos a mirar el futuro refugiandonos en él y huyendo de nuestro presente y de nuestros sueños ... pues el futuro no existe igual que el pasado, así que porque no empezamos a vivir el PRESENTE plenamente?

Esta claro que nuestra sociedad, nuestra manera de vivir toca a su fin, cada vez hay más gente con problemas mentales, depresiones, ansiedades, es hora de realizar un cambio global, cambiar el chip, los valores y vivir de otra manera. 

Bueno, todo esto resume un poco toda la marea que hubo en mi interior cuando regresamos, como siempre me he ido por las ramas y me encanta ;)

miércoles, 26 de enero de 2011

De nuevo turistas en Nepal

Ya ha pasado un mes sin contaros nada, nuestro último mes, muy movidito, que os lo resumiré ahora.

Tras dejar el orfanato, nos dedicamos a hacer de turistas por Pokhara, un pueblo donde ya llevabamos casi un mes y no conociamos mucho.
Fuimos a ver toda la vista de los Annapurnas desde una colina, que fué increible y al museo internacional de la montaña.

Y como no, siempre aprovechamos las circustancias para celebrar algo y en este caso fué la despedida con nuestras compañeras del orfanato en el famoso pub Club Amsterdam de Pokhara donde ya las conocian.
Ha sido genial compartir esta experiencia con ellas, dos son de Australia y una de Inglaterra. La verdad es que nos ha unido bastante y las quiero muchisimo, esperamos poder verlas pronto.
Cada vez me reafirmó más en que lo mejor del viaje es la gente que te encuentras!!!

Durante los últimos dias recibimos una visita de una amiga del primo de Jordi (Olga y Manu) que nos trajeron 500grs de jamónnnnnnnnn, increible!!!!!!!! No os podéis imaginar como se echa de menos la comida y sobretodo el pan con tomate y el jamón. Para nosotros fué glória, creo que es el jamón que mejor me ha sabido en la vida. En dos dias ya nos lo pulimos. Estuvo muy bien compartir unas cenitas con ellos.

De ahí decidimos ir hacia el sur del país, casí frontera con la India a la selva de Chitwan, para ver los rinocerontes y sobretodo el Tigre de Bengala.
Vimos muchos animales menos el tigre, no tuvimos tanta suerte pero según dicen sólo hay un 10% de probabilidades.
Chitwan no está mal pero me pareció un poco circo, los animales están en libertad pero hay mogollón de turistas y todo el mundo te vende los mismos paquetes. Nos tocó un guía muy majo y muy experto que nos hizo disfrutar más las travesías por la selva.
La primera tarde nos llevó a dar un paseo y vimos en vivo y en directo el rinoceronte, que es enorme!!! La verdad es que impone mucho y me pareció un animal como muy prehistórico, curioso.

El segundo dia hicimos una parte del recorrido en canoa y en la orilla va y nos encontramos este pedazo de cocodrilo, menuda boca, allí si que me dió miedo. Según el guía estaba durmiendo y no había peligro pero imagináte que se despierta, yo no podía dejar de mirar para atrás a ver si venia. 

Esos dias conocimos a una pareja de españoles, Leonor y Rubén, que justamente iban para Kathmandú el dia 31 de Diciembre igual que nosotros.
A su vez ellos conocieron a otra pareja de barcelona, Sara y Alex, así que el fin de año lo pasamos los 6 juntos, ya en Kathmandú.
Curioso, verdad? Lo pasamos genial, fué diferente.

Después ya cada uno seguía su camino y nosotros nos quedamos a visitar más cosas de la ciudad ya que cuando llegamos vimos, muy, muy poquito.
Simplemente nos dedicamos a callejear, dejandonos llevar, que para mi es lo mejor.
Nos metimos en callejuelas y placitas, disfrutando del espectaculo del dia a dia que se forja en esta ciudad con tantos contrastes.



Como podéis ver es todo bastante pintoresco y caótico, sucio y polvoriento pero con encanto, al lado de un montón de basura se ponen a vender fruta y en la misma plaza hay gente desparasitandose, una locura...

Una de las imágenes que se me ha quedado grabada y que me impactó muchisimo, fué que vimos un niño de no más de 10 años en la Plaza Durbar (la más famosa de Kathmandú), drogado perdido aspirando cola en una bolsa que no se podía tener ni en pié. Os juro que eso me rompió el alma, por desgracia, es bastante común por aquí.
A esa edad no saben ni lo que hacen, pero la mayoría vive en la calle, no tienen familia y todos acaban cayendo en lo mismo, eso les destroza en cerebro, es tan triste.
 


La vida es tan diferente, aqui el peso de todo recae sobre las mujeres pero encima no las valoran, si una mujer se queda viuda ya no puede optar a nada. Los hombres simplemente se pasan el dia jugando en la calle a un juego nacional, no hacen nada más, ni el huevo.


Estabamos bien y disfrutando pero con muchas ganas de volver ya, así que los últimos dias los dedicamos a hacer compras y preparar el regreso. Conseguimos adelantar el billete de avión unos 10 antes de lo previsto.
Así que después de 50 días aprox, abandonamos Nepal, rumbo a la civilización occidental.
Menudo choqué, menudo cambio, en ese momento no era del todo consciente de esto pero ahora que ya os estoy escribiendo de Barcelona, os aseguro que el impacto ha sido muy grande. Eso ya os lo contaré más adelante, la próxima entrada la pienso dedicar a todo lo que he sentido al regresar.




Antes de llegar a Barcelona, pasamos por Menorca, mucho más tranquilo, para empezar a habituarnos un poquito, que isla más preciosa.
Allí estuvimos con mi amiga Cristina y nos pusimos de comer pan con tomate y embutido hasta arriba. Ella vive en una masía en medio del campo, con vistas al mar y un montón de terreno, este es el estilo de vida que quiero, definitivamente, al menos probarlo.

De ahí ya llegamos a Barcelona y Bienvenidos al stressssssssss!!!