"El motiu d´aquest blog és el desig de compartir
amb tots vosaltres aquesta màgica aventura ..."


sábado, 20 de noviembre de 2010

La tierra de las sonrisas, Myanmar

El texto sobre Myanmar lo fui escribiendo a medida que iban pasando los días del viaje, y este es el resultado ...

Antes de entrar a este increible país, tuvimos que pasar unos dias en la capital de Tailandia, Bangkok.

Bangkok es campamento base para todos los viajeros que hacen rutas por el sud-este asiático y Asia durante largo tiempo, ya que muchos de los vuelos baratos salen y llegan aquí, puedes tramitar visados si así lo necesitas para el siguiente país y siempre es un gustazo pasar unos dias en esta ciudad.
Esta ha sido mi segunda vez y la he disfrutado mucho más que la primera, ya conoces algo, ya sabes donde alojarte, en fin, ya estas más familiarizado.

Aprovechamos para hacer todos los tramites necesarios para poder ir a Myanmar que no son pocos.

Tramitamos nuestro visado que tardó 3 dias laborables y lo más engorroso, es que nos enteramos que Myanmar no dispone de ningún cajero automático, así que tuvimos que sacar el dinero necesario para el mes de viaje y cambiarlo a dólares nuevos, porque aquí, se los miran con lupa, si esta arrugado o doblado, no lo quieren ... viajar con todo ese dinero encima no hace ni pizca de gracia.

En Bangkok nos encontramos de nuevo a Raúl y Yoli (la pareja de vascos que conocimos en el barquito de Indonesia), el reencuentro fué una alegría inmensa!!! Ellos habian cambiado su itinerario y llegaban un dia antes que nosotros a Yangon (capital de Myanmar), así que decidimos viajar juntos.

Decidir ir o no a Myanmar crea un poco de dilema, yo tenía clarisimo que sí queria visitar esta tierra pero a veces te planteas si es lo mejor por la situación en la que esta.

El dilema es basicamente por la dictadura en la que viven.

Por un lado, es imposible visitar el país sin que parte del dinero vaya a parar a las arcas del gobierno militar, hay muchas zonas que el extranjero tiene prohibida la entrada (especialmente donde viven minorias), y muchos activistas sustentan que lo mejor es realizar un boicot y no visitarlo.

Por otro lado, la gente esta deseando que lleguen turistas y hablar con ellos (el turismo es una de las pocas fuentes de contacto con el mundo exterior que tienen), si viajas de manera independiente, intentando alojarte y comer en lugares sencillos, ese dinero va directamente a las familias y no al gobierno, existen menos probabilidades de que violen los derechos humanos en las zonas donde hay extranjeros y muchos dicen que si dejaran de llegar turistas aumentaria la opresión al pueblo.

Finalmente, sopesando los pros y los contras, me incliné por los pros.

Yo estoy segura que si a la comunidad internacional le interesara ya habría acabado con la dictadura de este país, pero como esta China detrás respaldando al gobierno, a nadie le interesa, esa es la cuestión.

Ahora ya llevamos 6 dias viajando por Myanmar y estoy encantada de haber tomado esta decisión.

Desde el primer día que aterrizé en el aeropuerto de Yangon tuve la sensación que este iba a ser un viaje especial y vaya si lo es, al menos hasta el momento!!! Este país y sobretodo sus gentes me tienen enamorada.

Este es el lugar más auténtico que jamás he visitado, una tierra completamente distinta, donde viajas en el tiempo y te plantas tranquilamente en otra época, parece que el tiempo se haya parado aqui, es indescriptible. En algunas cosas, como en la construcción de las carreteras parece que esten en la edad de piedra, en otras cosas parece que estes en la Edad Media, sorprendente.

Aqui no ha llegado la globalización, no hay todos los productos ni tiendas que te encuentras en todos los paises, casi todo está en birmanos y no sabes ni que estas comprando.

De comida no hay mucha variedad, arroz o noddles con verduras o trocitos de pollo, samosas (que son como unas empanadillas rellenas de verduras), y huevo, eso si, sobredosis de huevo. Si estas en la zona de la playa aún puedes conseguir pescado fresco.

Las comunicaciones son precarias, casi no hay internet y en los pocos lugares donde hay la conexión es malisima y escribir o leer un mail es casi una tarea imposible. Muchos pueblos no tienen electricidad durante el dia, el gobierno se la corta y en las calles, no hay casi farolas, así que en cuanto se hace de noche, se quedan todo en la penumbra.

La línea de teléfono también es propiedad del gobierno, cuando les da la gana la cortan y se quedan tan anchos y además cobran precios desorbitados, por ejemplo, para llamar a España nos pedían 5 USD por minuto, estan locos o que!!!

Todo esto me parece fascinante, es el primer lugar en el mundo donde lo he vivido.

La gente no tienen ningún tipo de malicia, es super amable e inocente. Sienten un montón de curiosidad por saber cosas de otros países y por eso les encanta entablar conversaciones con los extranjeros.

Es el país de las sonrisas, en ningún otro, he visto las sonrisas sinceras y llenas de inocencia que he visto en este, tanto en niños como en adultos.

Sales a pasear y todo el mundo te saluda (Mingalaba es hola), te preguntan cosas, te invitan a té, es increible ... no tienen casi nada pero lo poco que tienen lo comparten contigo (igual que en occidente, verdad?), estas cosas me llegan, me emocionan.

Cambiando los dólares a Kyats la moneda local en el mercado negro porque en los bancos del gobierno te dan la mitad.

Calles de Yangon

Aqui es donde hacen los negocios en Yangon acompañados de un té

Calles de Yangon


Aquí llevo el maquillaje nacional típico, que usan todos cada día, el tanaka, esta hecho de una corteza de un arbol y lo usan como protector solar y como hidratante


Todo esto te hace plantearte muchas y muchas cosas, incluso tus valores, es necesario tener tantas cosas para vivir como tenemos en nuestra sociedad? Para ser felices?

Nos hemos creado más necesidades de las necesarias y eso nos ha hecho más esclavos del dinero, por tanto necesitas trabajar más, disfrutas menos de tu tiempo libre y de los tuyos, de lo que te llena realmente.

Somos esclavos del siglo XXI y de lo que la sociedad del consumo nos ha hecho creer que es imprescindible para nuestra felicidad.

Aquí, y sobretodo los niños, me estan enseñando muchisimas cosas, con cualquier cosa se emocionan y se alegran, hemos llevado globos para inflarselos y flipan!!! Les hinchas un globo, juegas con ellos y estan super felices. Si se rompe no arrancan a llorar ni te montan la pataleta. Raúl les hace malabares y se quedan enbobados, lo mejor de este país, sin duda, es pasear sin rimbo concreto y dejarse sorprender por lo que te encuentras en el camino. Cantidad de experiencias bonitas, que te llenan el alma y te enseñan a ver la vida de otra manera.

Fábrica de Chilis, donde hay cantidad de niños en edad escolar trabajando por 1 Eur al día, lamentable

Creo que a lo mejor la entrada de este país os decepciona un poquito pero es que no tengo ganas de explicar como siempre, el itinerario detalladamente todas las cosas, me apetece, hablar de lo que siento aquí y de lo especial que es todo esto ... (soy consciente que me voy de un tema a otro y que tan pronto os explico algo detallado de la ruta como que salto con mis pensamientos, pero así me esta saliendo y creo que a veces no hace falta que todo sea tan estructurado)

Bueno, vuelvo un poco al tema, estamos haciendo la ruta por tierra con una minivan que hemos alquilado con conductor, porque aqui es imposible conducir tu mismo. No hay nada indicado y casi todo lo indicado esta birmano así que no te enteras de nada.

En Yangon, Raúl y Yoli conocieron otra pareja de vascos, Inma y Ander, que también empezaban el viaje, así que al final el grupo ha aumentado a 6 personas y la verdad es que esta siendo genial!!! Llevamos unos 10 días ya y todo lo realizado hasta ahora lo recuerdo con mucho cariño y me siento muy feliz con todo lo que estamos haciendo y compartiendo.
De Yangon empezamos la ruta hacia el Lago Inle pasando por la Golden Rock, nuestro objetivo también es dejar el mínimo de dinero posible al gobierno, así que procuramos no pagar entradas a los lugares y eso es lo que esta volviendo loco a nuestro conductor, Robin.

Robin es todo un personaje, a pesar de que tiene casi 50 años es como un niño, es tan inocente!!! Al principio le costó un poco acostumbrarse a nosotros, porque todo lo regateamos ( bueno, Raúl y Ander son los regateadores oficiales, forman un buen equipo la verdad ... y Jordi es su pupilo ... jejeje),buscamos lo más barato, intentamos comer en puestecitos pequeños, etc... Él estaba habituado a llevar a los turistas a hoteles y restaurantes en concreto directamente sin mirar más y sin regatear y claro, viajar con nosotros le rompió todos los esquemas y le chocó mucho al principio ... pero como todo, sólo es cuestión de tiempo y ahora ya nos ha pillado el truquillo y disfruta muchisimo con nosotros, es super gracioso y se muestra tal y como es.

La verdad es que algunas veces le hemos puesto en situaciones comprometidas, sobretodo cuando no queremos pagar entradas a los lugares porque van para el gobierno y nos colamos o saltamos muros, jejeje... esta siendo super divertido ... se nota que él se lo esta pasando genial con nosotros porque, como la mayoria de birmanos, esta en contra del gobierno.

Rickshaw típico de Myanmar

En el Lago Inle pasamos 3 días, un dia alquilamos una bici y estuvimos todo el dia paseando por los alrededores, parando a jugar con los niños, a tomar té, a hablar con la gente que te encontrabas ... y el segundo dia pillamos una barquita para que nos llevara a ver diferentes lugares del lago, pagodas, monasterios, un pueblo flotante que hay en medio del lago y ver el atardecer, fué un dia completito y sinceramente, me hubiera quedado más tiempo allí, de relax, me encantó toda esta zona pero no sabiamos si nos alcanzaban los días para todo lo que nos quedaba por ver.

Hay que tener en cuenta que viajar por tierra aquí no es nada fácil ni rápido, las carreteras son de lo peor que hay y para hacer 250Kms puedes tardar tranquilamente 8 horas, así que a veces, etapas que creiamos que en un dia ya estaban, tardabamos 2.

Las siguientes fotos son del Lago Inle.









Así es como se quedaba un niño cuando les hinchabamos un globo





Las siguientes fotos son de Hsipaw, se me han colado antes, aquí hicimos noche española, con un montón de tortillas de papas que dimos a probar a varios birmanos del hostal.




Del Lago Inle nos fuimos a Mandalay, que es otra gran ciudad, para mi no tiene nada de especial, lo que realmente es bonito de ver son sus alrededores.

Y eso es lo que hicimos, dedicamos un dia a ver los alrededores, Mingun, Sagaing y acabar el dia viendo el atardecer en el puente de teca más largo del mundo (1,4 km), el Puente U Bein en Amarapura. Este dia fué super bonito y completo, todo lo que vimos nos encantó.


Estos pueblos estan llenos de pagodas doradas y monasterios, por la calle ves pasar todo el rato monjes y monjas budistas con sus pintorescas vestimentas, muchos son sólo unos niños ... no sé como explicarlo, todos estos pueblos me parecen diferentes a lo que he visto hasta ahora, creo que hay que vivirlo para saber a lo que me refiero ... me parecen lugares muy especiales, con mucha tranquilidad, paz y sonrisas por doquier, es maravilloso.

No sé si os lo había dicho, pero a Myanmar la llaman la tierra dorada y es porque vayas donde vayas siempre hay alguna pagoda dorada.

Estos chavales nos ayudaron a saltar el muro para entrar en la pagoda sin pagar y estuvieron jugando con nosotros todo el rato,más bonitos!!! Esta pagoda blanca, es mi preferida.




El atardecer en Amarapura fue especial, espectacular, con unos colores impresionantes ... ya lo veis en las fotos ;)


Ahora estamos en Hsipaw, que es un pueblecito super pequeño en un valle rodeado de montañas, muy tranquilo y casi frontera con China. Continúo teniendo las mismas sensaciones e impresiones de este país y cada dia me gusta y me encanta más.
De verdad es un lugar para venir y sentir, para dejarse llevar y compartir con sus gentes ... no hablamos el mismo idioma pero da igual, es un país que mueve, con mucha luz, te llena de felicidad y buen rollito.
Por supuesto hay momentos duros, ves a muchos niños trabajando, que no van a la escuela, que pasan hambre, que no tienen ni zapatos, pasas algún ratito con ellos, les haces reír, les compras comida (porque yo no soy partidaria de dar dinero) y se te parte el alma ... más de una vez acabas llorando, es duro, muy duro.
Por lo que nos han dicho nuestros amigos vascos, en Nepal también nos vamos a encontrar con estas situaciones así que más vale que nos vayamos concienciando.
Pensar en nuestro próximo país, Nepal, me da muy buen feeling.
En general, siento que esta última etapa del viaje es muy especial y que lo que esta por venir, también lo será. En un principio, hemos decidido que en Nepal haremos algún voluntariado con niños,en un orfanato o ayudando en lo que sea.
Curiosamente, cuando tomamos esta decisión, todavía no conociamos a Ander e Inma ... y resulta que ellos tienen un amigo catalán que lleva un montón de tiempo haciendo voluntariados por Nepal e India y que seguro nos podrá echar un cable, que alegría nos dieron cuando nos lo contaron!!!!!
Asi que nos pondran en contacto con él, que suerte hemos tenido! Es increible como la vida te va trayendo las cosas, sólo falta desearlas de corazón!!!
Creemos que este será un buen final para una aventura tan mágica como la que estamos viviendo ( en un principio, ya veremos como van los acontecimientos), nos permitirá asentarnos un tiempo, coger un poco de rutina y empezar a digerir todas las vivencias y experiencias que hemos tenido ... a ayudar a prepararnos para regresar ... pero bueno, todo eso será más adelante, ya os iré contando como va ..., por ahora lo que es seguro es que ya tenemos vuelo a Kathmandu el dia 19 de Noviembre.
Volviendo a Myanmar ... jejeje (Vanesa céntrate ... jejeje), nuestra próxima parada es Bagan, lugar que le tengo muchisimas ganas!!! Os sigo contando ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario